Publicado el

Mi primera clase de natación

supervivencia

Todos tenemos claro que aprender a nadar es de las habilidades más importantes que debemos enseñar a nuestros más pequeños, pero…

¿Qué material debo comprarle?

-Un Gorro: debe ser de un material que se sienta cómodo/a y que pueda ponerse sólo/a sin necesidad de ayuda. Hay gorros con una estética muy increíble, con imágenes de personajes preferidos, gorros para personas que tienen mucho pelo, gorros de distintos materiales como el latex, la silicona, la lycra, el poliéster, etc. Hay muchas variedades pero, lo más importante de todo es, que quien lo lleve puesto sea autónomo/a y pueda ponérselo sin necesidad de ayuda una vez que le enseñemos a ponerlo. En algunas piscinas viene incluido con la inscripción a un curso de natación. El gorro de poliéster suele dar muy buen resultado: son cómodos, económicos, fáciles de poner y de quitar.

-Una Toalla, un poncho, o un albornoz: donde la función principal es ponérselo rápidamente. La temperatura corporal disminuye 20 veces más rápido cuando una persona está  mojada que cuando está rodeada de aire, por lo tanto la sensación de frío aparece nada más te duchas o sales del agua de la piscina. Y como no queremos que tengan una mala experiencia el alumnado, vamos a intentar equiparle con un material que se ponga de manera autónoma, por ejemplo un poncho. Practicad en casa cómo se quita y cómo se pone.

-Unas Gafas: lo más importante es que le queden bien. Cada persona tiene una cuenca de ojos distinta, y se deberían probar de la misma manera que alguien se prueba unos zapatos o unos vaqueros. Es cierto que hay gafas que normalmente se adecúan a la mayoría de las personas, pero hay excepciones, con lo que recomendamos que se las prueben. No hace falta sumergirla en agua, comprobaremos que hacen vacío con el sonido característico. Por otro lado, otra característica importante es el tamaño de la pantalla, es decir, la zona a través de la cual el alumnado verá el fondo de la piscina.  Contra más amplia más disfrutará de la vista subacuática. Se recomienda también que el color del cristal de la pantalla sea transparente ya que existen en el mercado otros colores y reducen algo la gama de colores que llega al alumnado. Estéticamente son geniales, pero no se disfrutarán de todos los colores debajo del agua. Un problema que surgirá en la clase, después de unos días, es que las gafas se empañen y se pierda visibilidad. Es un incordio para el alumnado ya que no ve correctamente al profesorado, ni a las/los compañeras/os. Aprenderá en clase, que si se echa agua en las gafas se quitan el empañamiento, pero volverá a aparecer en repetidas ocasiones. Es interesante utilizar un producto que hay a la venta y limpiarlas con él antes de la clase o bien utilizar dos métodos tradicionales: uno, dejar con pasta de dientes el cristal de las gafas la noche antes de la clase y limpiarla por la mañana, o bien limpiar el cristal de las gafas con jabón de manos o de lavavajillas, pero por favor, lavarlo muy bien si no queréis que se suspenda la clase de natación en mitad de sesión por aparición de espuma.

Salud: las gafas es un material de prevención también ya que reduce el riesgo de que se cojan enfermedades como las conjuntivitis. A pesar del tratamiento del agua, puede haber estos problemas al fin y al cabo. Tengo alumnado que nunca han cogido una conjuntivitis, y otros que sí. No podemos determinar tampoco que alguien coja una conjuntivitis por el agua de una piscina. Puede ser causado también por otros factores (si te lavas mal las manos y te tocas los ojos, etc.).

-Un par de Chanclas: es normal comprar unas chanclas que no sirven. Tenemos que mirar la suela y comprobar que no sean lisas, como las que se utilizan para la playa, sino que tengan unas marcas de antideslizamiento. Si no se tiene en cuenta esta característica puede ser más peligroso incluso que ir descalzo ya que resbalará mucho en el suelo húmedo. Las chanclas tienen otra función, y es que evitas el contacto con el suelo con lo que previenes que te aparezcan hongos, lo cual puede ser muy molesto. Estos diminutos amigos pueden aparecer incluso aunque se tenga una higiene y una limpieza extraordinaria en las inmediaciones con lo que por favor, no andéis nunca descalzos.

Salud: otro aspecto de importancia trata de que tengáis en cuenta que las/los niñas/os deben saber ponerse y quitarse solas/os las chanclas. Evitar calzado difícil de poner o quitar. Y acordaros, practicad en casa antes de ir a las clases, os lo agradecerán.

-Un Térmico/neopreno: no es necesario. Sólo compradlo si el monitor os lo recomienda. Si habéis decidido compradlo antes de que vuestro/a peque haya hecho su primera clase, ocurre que es muy engorroso el quitarlo y el ponerlo. Por ello escuchad esta parte del artículo antes de comprarlo: cada niña/o se termoregula de manera distinta. Lo normal es que si hay una clase dinámica y el monitor tiene en cuenta el “frío” en la clase, tu peque no tenga problema. Si después de un par de clases el alumnado tiene frío, el mismo monitor os recomendará utilizar un neopreno.

¿Qué es un neopreno y cómo funciona? el neopreno es una vestimenta acuática que no deja escapar el calor del agua. Pero no es estanco, sino que permite que el agua se introduzca entre el neopreno y la piel del alumnado. El calor corporal del alumnado calienta el agua que queda entre la piel y el neopreno, y de esa manera alrededor de la piel de la persona hay agua a la misma temperatura que el cuerpo, disminuyendo la sensación de frío. Además, el neopreno suele tener una flotabilidad positiva, es decir, ayuda a flotar al alumnado. Pero por otro lado reduce, no significativamente, pero reduce, la movilidad del alumnado en el agua.

Protección solar: bien, este tema es de importancia. Me gustaría que lo considerarais teniendo en cuenta dónde se den las clases. No es lo mismo que se den al aire libre que en un recinto de un polideportivo. Además de cremas hay vestimentas con factor de protección. Al igual que una sombrilla que usas en la playa puede tener un certificado de protección solar de 20,50,etc. una gorra, o un “neopreno” puede tenerlo también. Sí, hay unos “neoprenos”, más conocidos como “camisetas de protección solar”, que tienen como objetivo protegerte del sol. No las confundáis con los neoprenos cuyo objetivo es que no pase frío el alumnado. Escribiremos un nuevo artículo ampliando este apartado si me lo solicitáis. Es un tema que da mucho que escribir y de que hablar.

Durabilidad: por último, este material aguanta una temporada entera al menos, con lo que si hubiese que comprar un material nuevo es porque las y los peques han crecido tanto que las chanclas no le estén bien, o el poncho se le quedó pequeño. Los gorros de látex suelen romperse antes y los de poliéster duran varias temporadas si lo cuidas bien (se eliminan porque ceden mucho de tanto uso y se desprenden de la cabeza si buceas, por ejemplo). Es raro que el dibujo de las suelas de las chanclas se reduzca mucho. Si esto ocurriera, hay que cambiarlas, no os arriesguéis a las caídas.

Por otro lado, si queréis un punto de encuentro donde haya información interesante para las familias que os adentráis en el apasionante mundo acuático, entrad en la Escuela de Salvamento, donde hay aportaciones de profesionales.

Artículo de Antonio Vega, Monitor de Natación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *